Se contrasta la enseñanza directa de Jesucristo con la percepción moderna de que el mundo simpatiza con el evangelio y muchos notables dicen ser creyentes